lunes, 6 de febrero de 2017

Inaugurada la exposiciónTres siglos de Escultura. Fundición Codina”, en la antigua sede de la Diputación

Mayte Martín Pozo, acompañada por la heredera del maestro Benlliure, inauguró quizá la exposición más importante del año 2017 en nuestra ciudad y provincia
 
La exposición de escultura “Tres siglos de Escultura, Fundición Codina’ con un total de 70 obras de los más importantes escultores de España e incluso internacionales como el escultor francés Rodin será inauguro ayer, por parte de Mayte Martín Pozo, en el palacio provincial de la calle Ramos Carrión. La muestra, la más importante del año en nuestra ciudad y provincia, permanecerá abierta hasta el 30 de abril, por lo que se espera que durante los días de Semana Santa tenga su cota máxima de visitantes. Merece la pena.
 
El importante conjunto de trabajos escultóricos es propiedad de la Fundición Codina y a través de ellos se puede seguir una panorámica de la historia monumental de la escultura que incluye, como hemos indicado, más de 70 piezas, originales en bronce, réplicas a escala, moldes de barro, escayola y silicona de autores como Benlliure, Rodin, Degas, Eduardo Barrón, Julio López Hernández, Baltasar Lobo o Pablo Serrano, entre otros muchos artistas destacados.
 
Tal y como explicó Ricardo Flecha, comisario de esta exposición patrocinada desde la Diputación de Zamora, junto con las obras se expondrá una variada documentación de la actividad del taller de la fundición Codina y una muestra didáctica sobre los procesos de la fundición en bronce. "La exposición es un homenaje al arte de la escultura y la fundición, y también una llamada para que no se pierda este oficio" señaló Ricardo Flecha.
 
Fundición favorita de los mejores escultores
 
La Fundición Codina fue un  taller de fundición que aglutinó desde 1888 a escultores y fundidores de toda España, aunque ha trabajado en todo el mundo, sobre todo en Iberoamérica, y conserva la tradición del procedimiento de la fundición a la cera perdida.
 
A pesar de que sus orígenes fueron la Barcelona modernista, los fundadores de la fundición después se establecieron en Madrid donde importan de Italia un nuevo método de trabajo, la cera perdida, que supone un avance fundamental ante las tradicionales fundiciones de arena.
 
De esta forma comienza una destacada senda artística, en la que escultores de la importancia de Mariano Benlliure, Jerónimo Suñol o Aniceto Marinas, convierten la fundición Codina en su taller favorito.
 
Según manifestó Ricardo Flecha en su presentación, el hecho de que en muchas ocasiones se hacían varias copias fundidas le permitió a la Fundación Codina quedarse con alguna de ellas lo que ha contribuido a conservar una importante colección de los trabajos que la Fundición hizo con los mejores escultores de los pasados siglos.
 
Precisamente Ricardo Flecha aseguró que esta exposición marca un hito en la programación cultural de Zamora, que hace años que no contaba con una exposición de escultura, así como por la relevancia de la Fundición Codina en la historia de la escultura española y la talla artística de los autores expuestos.
 
Carácter didáctico y presencia de escultores
 
La Diputación patrocina esta importante exposición, porque cree que es un hecho cultural importante y por ello se prolongará su apertura al público hasta el día 30 de abril.
 
Ricardo Flecha explicó que la exposición tendrá un fuerte carácter didáctico y además de las fichas explicativas que acompañarán a las piezas expuestas se habilitará un pequeño taller de fundición en bronce con un video explicativo sobre cómo se funde una escultura.
 
Asimismo, adelantó que durante el período de la exposición se va a contar con la presencia de casi una decena de escultores de primer nivel representativos de la escultura contemporánea. En todo caso, afirmó, toda esta exposición pretende ser un homenaje al recientemente fallecido escultor Francisco López Hernández, presente en esta muestra con parte de su obra.
 
Escultores representados
 
Tal y como se ha dicho, la muestra cuenta con 70 obras de gran valor artístico, como son dos pequeñas esculturas de Augusto Rondín o uno de los dos bocetos en bronce que sobre la obra "La educación de Nerón" (Nerón y Séneca), realizó el escultor zamorano Eduardo Barrón.
 
Se exponen también tres obras de Mariano Benlliure, dos de ellas por primera vez, gracias a la deferencia hacia la provincia de su heredera, Doña Lucrecia Enseñat Benlliure, que ha cedido el boceto del monumento a Agustina de Aragón y el retrato de uno de los hijos del escultor.
 
De este autor es también el molde en resina de poliéster y escayola de la cabeza del caballo del General Martínez Campos, instalada en el Retiro en 1907. Esta estatua ecuestre, que permanecerá expuesta en el vestíbulo del antiguo Palacio Provincia de la Diputación, está considerada, según Flecha, como la mejor de España y muy probablemente de las mejores del mundo.
 
Podremos también admirar el boceto original en escayola del monumento a Indalecio Prieto, de Pablo Serrano; los bocetos en bronce de grandes obras como la de Don Quijote y Sancho del monumento a Cervantes en la Plaza de España de Madrid, realizada por Federico Coullaut Valera. Por su parte, las obras de Baltasar Lobo para esta exposición, han sido cedidas por la galería Leandro Navarro.
 
La colección se completa con el monumento a Julián Besteiro, obra de Julio López Hernández, una escultura que hasta el momento ha sido ejecutada. De este mismo autor son dos obras destacadas, "El cristo de Pasolini" y el monumento a "García Lorca" que se encuentra enfrente del Teatro Español de Madrid.
 
También hay algunas curiosidades, como los "monumentos que nunca llegaron a erigirse", dedicados a Felipe V y Fernando VI o documentos fotográficos de gran interés, como la carta manuscrita de Pablo Serrano en relación a su Cabeza de Machado, enviada al MOMA de Nueva York.
 
Fuente: El Día de Zamora

"Amigos de Baltasar Lobo" echa a andar

El colectivo impulsa la búsqueda de una sede para las obras del escultor en un centro de arte contemporáneo y una serie de actividades culturales que comenzarán en marzo
 
"La cooperación de unos ciudadanos con las instituciones puede hacer posible la puesta en marcha del Museo de Baltasar Lobo como un centro de arte contemporáneo para esa colección y para articular las manifestaciones de arte contemporáneo en Zamora". Así de taxativa se mostró ayer Concha González, la presidenta de la Asociación de Amigos de Baltasar Lobo que acaba de echar a andar.
 
El colectivo entre sus principales objetivos establece "la búsqueda de una sede definitiva para el Museo de Baltasar Lobo para dar vida a su legado", menciona Concha González que remarca la necesidad de que Zamora "tenga un centro de arte contemporáneo para que la ciudad recupera la modernidad".
 
Ese espacio tendría que contar con una superficie de entre 2.500 a 3.000 metros cuadrados que albergarán la colección permanente del terracampino así como otras dos salas destinadas a muestras temporales, aulas didácticas o incluso con un espacio destinado a un centro de documentación y otro a restauración. "Aprovechando el legado tenemos que retomar el proyecto que se ofreció con la Bienal de Escultura de tener un centro de arte contemporáneo que, para ser dinámico, necesita unos espacios y un equipo", remarcaron.
 
La presidenta de la asociación agregó que uno de los problemas que ha existido hasta el momento con el legado de Lobo ha sido la inexistencia de "un técnico que pueda ser responsable de la colección y del proyecto museológico", un aspecto que ellos también trabajarán.
 
Sin entrar a valorar si defenderían un nuevo edificio o la adaptación de un inmueble ya construido "hasta tener algo en concreto", González puntualizó que "hasta ahora Lobo solo ha tenido sedes provisionales" y sobre el propósito del Ayuntamiento de trasladar las piezas de Lobo al edificio de la Policía Municipal "se pretende pasarlo a otra sede insuficiente".
 
Otros de los pilares que trabajarán desde Amigos de Baltasar Lobo serán la promoción del estudio y la difusión de la obra Baltasar Lobo "a través de un programa estable de actividades que comenzarán en el mes de marzo". A ellos se unirá la promoción de publicaciones impresas y audiovisuales sobre el artista así como el hermanamiento del museo de Lobo con centros de artistas de su época de París "con vista a un intercambio de obra y de exposiciones". Además, en los próximos tres meses pretenden poner en marcha una web del escultor y contar con presencia en las redes sociales como vehículos de divulgación del artista nacido en Cerecinos de Campos.
 
La Asociación de Amigos de Baltasar Lobo, constituida recientemente en el Colegio Universitario, cuenta con 137 socios fundadores desde artistas, profesionales relevantes hasta ciudadanos inquietos que quieren un desarrollo cultural para la ciudad. La agrupación, que colaborará con la Fundación del artista, funcionará en grupos de trabajo uno de ellos se ocupará de relaciones institucionales para lograr la sede; otro de financiación, para buscar financiación externa; mientras que el grupo de documentación ahondará en la vida de Lobo de antes de irse a París, documentará la relación de Baltasar con Zamora o elaborará una base de datos con las obras de Lobo en colecciones públicas y privadas.
 
El colectivo, abierto a todos los ciudadanos que lo deseen, cuenta con una directiva integrada por nueve personas y cinco vocales (Hortensia Larrén, Leocadio Peláez, Mylene Gahrai, María Antonio Roig Santos y José Luis Hernando) mientras que el secretario es Juan Muriel; el tesorero, Antonio Gallego, como vicepresidenta Concha San Francisco y presidenta Concha González quien enfatiza: "Ha llegado el tiempo de Lobo".
 
Fuente: La Opinión de Zamora

martes, 6 de octubre de 2015

Prorrogada la exposición temporal: "Castilla y León en los fondos del Archivo de Carvajal" hasta el 1 de noviembre de 2015

Entre los numerosísimos fondos custodiados en depósito por la Filmoteca Regional de Castilla y León, el Archivo Carvajal, adquirido en su día por Caja España, constituye un importante conjunto integrado por más de 280.000 imágenes. En el centro salmantino se ha ido procediendo a su duplicado, catalogación y estudio, así como a su difusión a través de exposiciones como la que llega ahora al Museo de Zamora, donde podrá visitarse entre julio y septiembre.
 
Originario de Lanseros (Zamora) y criado en Zamora, pero trasladado a Valladolid desde los veintidós años, Primitivo Carvajal (1886-1953) acabó encontrando en la fotografía, a partir de los años veinte del pasado siglo y con una formación prácticamente autodidacta, su auténtica vocación y su profesión definitiva.
 
Fue fotógrafo en la Facultad de Medicina de la Universidad vallisoletana, trabajando en el departamento de Electro-radiología. Corresponsal gráfico del diario 'ABC' y del semanal 'Blanco y Negro', desde 1931 fue también redactor gráfico del periódico local 'Libertad', lo que le permitió tomar el pulso diario a la vida de la ciudad.
 
Destaca desde el inicio de su trayectoria profesional su trabajo gráfico para historiadores y eruditos vallisoletanos, que encontraron en sus imágenes el mejor respaldo visual para sus artículos y publicaciones. A partir de los años cuarenta, esta relación se refuerza a través de sus colaboraciones en el Boletín del Seminario de Arte y Arqueología de la Universidad de Valladolid
En 1940 decide crear los Laboratorios Carvajal, donde también trabajarían también dos de sus hijos, que siguieron sus pasos profesionales e hicieron perdurar durante décadas la marca de calidad y estética alcanzada por el fundador, fallecido en 1953.
 
Aunque centrado, por razones de residencia, en Valladolid y provincia, el Archivo Carvajal, compuesto por negativos originales de diversos integrantes de la saga familiar, contiene asimismo notables imágenes de otros lugares de Castilla y León, y no sólo una espléndida colección de vistas de monumentos civiles y religiosos a lo largo del tiempo, sino también escenas de vida cotidiana, tipos populares y magníficos retratos.

martes, 7 de julio de 2015

VIII Campaña de excavaciones arqueológicas en el poblado tardoantiguo de El Castillón

El próximo mes de agosto de 2015 se llevará a cabo la VIII Campaña de excavaciones arqueológicas en el poblado tardoantiguo de El Castillón (Santa Eulalia de Tábara, Zamora). Estos trabajos realizados por la Asociación Científico – Cultural ZamoraProtohistórica, contaran con la colaboración de la Junta de Castilla y León, dentro del programa de Cooperación Transfronteriza España – Portugal. Estos trabajos estarán dirigidos por Patricia Fuente, José Carlos Sastre y Manuel Vázquez de ZamoraProtohistórica y José Avelino Gutiérrez de la Universidad de Oviedo.

En esta nueva intervención arqueológica, los trabajos se centraran en la investigación de la ocupación correspondiente a los siglos VI – VII d.C., que podrán explicar el último momento de hábitat y el abandono definitivo de este poblado.
 
En estos trabajos participara un grupo de 42 voluntarios, procedentes de las Universidades de Granada, Valladolid, Salamanca, Complutense de Madrid, León, Santiago de Compostela, Sevilla, Oviedo, Burgos, Extremadura, Jaén, Kapodistan (Grecia), Texas (EEUU), Paris (Francia) y Coimbra (Portugal).
Durante esta nueva campaña, se realizaran diversas actividades de difusión y divulgación, en colaboración con la Junta de Castilla y León, la Asociación Cultural de Santa Eulalia de Tábara, Tras las Huellas del Tiempo, Flashback Arqueología y Castellum Vive la Historia. Entre las que destaca una visita cicloturista al yacimiento de El Castillón, el día 9 de agosto, una charla didáctica en Santa Eulalia de Tábara el día 17 a las 20:00 horas, los V Talleres de Arqueología Infantil el día 19 a las 18:00 horas en la localidad de Santa Eulalia de Tábara, así como una visita guiada al poblado de El Castillón el día 22 de agosto.
 
Fuente: El Día de Zamora

domingo, 8 de febrero de 2015

Restaurados cinco tramos de la muralla medieval de Zamora

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha concluido las obras de restauración y consolidación de la muralla medieval de Zamora en cinco tramos que se suman a dos restaurados anteriormente y que en el conjunto de intervenciones han supuesto una inversión de 891.000 euros.
 
Los datos los ha facilitado el director del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE), Alfonso Muñoz, que ha visitado los tramos restaurados junto a la alcaldesa de la ciudad, Rosa Valdeón, y la subdelegada del Gobierno en Zamora, Clara San Damián. Las cinco actuaciones de esta segunda fase de intervención han contado con un presupuesto de 518.406 euros y han afectado al primer recinto amurallado de la ciudad, que data de los siglos XI y XII.
 
Enmarcadas en el Plan Nacional de Arquitectura Defensiva
 
Las obras realizadas han consolidado los elementos degradados para recuperar la forma y las características originales de la muralla y han afectado a las escaleras de acceso a los antiguos adarves. La intervención ha supuesto la restauración, consolidación y mantenimiento de aquellas partes que presentan riesgos de deterioro e incluso de derrumbe. El arquitecto director de la restauración, Francisco Somoza, ha explicado que en uno de los tramos, situado en las Peñas de Santa Marta, se ha instalado un sistema de drenajes y se han repuesto rocas que pesan más de 1.500 kilos cada una.
En el portillo de la lealtad, anteriormente llamado puerta de la traición, se ha intervenido para recuperar elementos degradados y formas originales, mientras que en la Cuesta de los Pepinos la actuación se ha complementado con la mejora de la accesibilidad por parte del Ayuntamiento de Zamora. Además, se ha actuado en el tramo de Santa Ana y en la Ronda del Degolladero, mientras que en una primera fase se intervino en el entorno del Carmen de San Isidoro y de la puerta del Obispo. Todas las actuaciones están incluidas en el Plan Nacional de Arquitectura Defensiva.
 
Bodegas tradicionales de Toro
 
Junto a la restauración de las murallas, el Gobierno a través del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes ha ejecutado también las obras de restauración de cuatro bodegas tradicionales de la localidad de Toro, a fin de garantizar su conservación y acondicionarlas para la visita pública. El Instituto del Patrimonio Cultural de España ha invertido en estos trabajos 838.667 euros, los cuales constituyen la segunda intervención en bodegas públicas en el municipio de Toro tras la actuación efectuada entre 2009 y 2010 en la antigua bodega de la Casa Consistorial, con un coste de 232.750 euros.
 
Fuente: Canal Patrimonio

martes, 16 de diciembre de 2014

La Semana Santa de Zamora logra el BIC y avanza a Patrimonio de la Humanidad


Una decena de informes, en los que se cuidó hasta los más mínimos detalles de la encuadernación, han sido los artífices de que el camino emprendido hace un año para lograr la declaración de la Semana Santa de Zamora como Bien de Interés Cultural (BIC) vaya a culminar con éxito. De momento ya se ha dado el paso más difícil, conseguir la rúbrica del director general de Patrimonio en el documento de incoación del expediente, que tendrá se someterse a los informes externos y al periodo de alegaciones antes de que, en un plazo de dos meses, y en todo caso antes de la próxima Semana Santa se declare oficialmente bic de carácter inmaterial la "Pasión zamorana: ritos, esencia y territorio".
 
El presidente de la Junta de Cofradías, Antonio Martín Alén se deshacía en agradecimientos a la sensibilidad de la consejera de Cultura, Alicia García, y los técnicos de su departamento, y a toda la sociedad zamorana, representada en sus instituciones, que han apoyado un logro sin precedentes, que una semana santa sea declarada BIC. Hasta ahora sólo Bercianos tenía ese privilegio, pero para el Jueves y el Viernes Santos.
 
La extensa y bien documentada propuesta ha tenido sus pilares en los distintos aspectos de liturgia, desarrollado por el delegado diocesano Narciso Lorenzo, los espacios (el Museo, del investigador Rafael Ángel García Lozano), la gastronomía por Antonio González (cocinero), la música (Gregorio Méndez Pozo), la fe de un pueblo (Javier Fresno), la historia (Florián Ferrero, exdirector del Archivo), las mesas (escultor Ricardo Flecha), la iconografía (delegado diocesano de Patrimonio y Cultura José Ángel Rivera de las Heras) o las cuestiones antopológicas (Javier Fresno), literatura (el catedrático Fernando Primo) y una recopilación de imágenes antiguas (fotografías, nodo, etc.). Estas imágenes demuestran que en los últimos cien años la esencia de la Semana Santa de Zamora es prácticamente la misma.
 
Cultura explicó que en la Pasión zamorana, "el valor de las vivencias comunitarias transmitidas de padres a hijos, como un patrimonio vivo y en auge revivido constantemente por la comunidad, se conjugan a lo largo de la historia en un marco urbano de alto interés patrimonial, que ha pervivido y evolucionado como escenario de esta expresión cultural hasta nuestros días". En este sentido "la Semana Santa de Zamora, se configura como un sistema de alto valor patrimonial, representativo de una comunidad que infunde a esta expresión cultural un sentimiento de identidad y continuidad, transmitido de generación en generación. Es significativo este aspecto social que se manifiesta en la participación de más del 50% de la población zamorana en las cofradías".
 
La Pasión zamorana, "entendida como un sistema de alto valor patrimonial caracterizado por la interdependencia de valores tangibles e intangibles, abarca una serie de manifestaciones y rituales religiosos y festivos que constituyen el espíritu y la esencia de este hecho cultural, objeto de la presente declaración".
 
Atendiendo a su carácter inmaterial o intangible, se define como objeto de la declaración "el conjunto de atributos que constituyen la esencia y espíritu de la Pasión zamorana, que garantizan su pervivencia y el papel activo de la sociedad y constituyen un referente identitario de la población que lo ha impulsado".
 
Respetando "los procesos de cambio que, como patrimonio vivo y sin pervertir su esencia, decida la comunidad depositaria de esta tradición y auténtica protagonista de esta manifestación cultural, la administración competente en materia de patrimonio velará por su normal desarrollo, tutelando la pervivencia y salvaguarda de los valores que han determinado su declaración como bien de interés cultural".
 
Los beneficios de la declaración como BIC son evidentes, ya que la Semana Santa de Zamora tendrá un marchamo distintivo mucho más prestigioso que el ciertamente devaluado "de interés turístico internacional" y servirá de punto de apoyo fundamental para luchar por otras metas, como el nuevo Museo o la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Entre los posibles inconvenientes, que cualquier cambio importante que se introduzca en la Semana Santa tendrá que estar supervisado por la Consejería de Cultura, aunque se espera que este aspecto no suponga ningún corsé.
 
Antes de Semana Santa técnicos de la Junta ofrecerán en Zamora charlas sobre el significado de la declaración BIC y la Junta de Cofradías ya ha encargado un vídeo para promocionar esta figura que será exhibido en todas las ciudades donde se pregone la Pasión zamorana este año, y también en Intur.
 
Fuente: La Opinión de Zamora